Ley de apoyo a los Emprendedores y su internacionalización

ley de emprendedores.jpg

 

La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización ofrece diversas alternativas para que empresarios e inversores de otros países se instalen en España, de modo que puedan conseguir un permiso de residencia.

No cabe duda de que en los últimos cinco años, coincidiendo con la crisis económica, España ha dado pasos adelante para facilitar la conclusión de negocios.

En la Ley de Apoyo a los Emprendedores, se incluyen varias disposiciones para favorecer la internacionalización de las empresas y la movilidad internacional, tanto de dentro hacia afuera, como sobre todo de fuera hacia adentro. La política de inmigración es cada vez en mayor medida un elemento de competitividad.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España ha convertido la actividad económica uno de sus ejes principales de actuación en el exterior entendiendo la diplomacia económica como la defensa y promoción de los intereses económicos españoles en el exterior.

La Ley de Apoyo a Emprendedores trata de atraer a España a potenciales inversores, emprendedores, investigadores en este momento de crisis económica por la que atraviesa y se trata de utilizar la residencia como factor de atracción de esos potenciales inmigrantes.

Hay cinco clases de visado contemplados en la ley. El permiso de residencia en general, para todos ellos, es de un año, renovable hasta dos años. El plazo para su trámite, favorable o desfavorable es de diez días.

Además, Exteriores sólo se ocupa de la expedición; de la decisión de concederlo corresponde al Ministerio de Empleo; en concreto a la Unidad de Grandes Empresas y Colectivos Estratégicos. Las resoluciones que denieguen el permiso serán motivadas, y se podrá interponer un recurso contra las mismas.

Visado para inversores extranjeros:

La ley permite que el inversor extranjero pueda obtener un permiso de residencia único, que podrá hacer extensivo a su cónyuge e hijos una vez formalizada la compra, pero que, en ningún caso, conlleva la obtención de un permiso de trabajo. El permiso de trabajo en España tiene otros cauces para su obtención que nada tienen que ver con estos requisitos.

El visado para inversores va enfocado a inversores que cumplen unos requisitos generales, aplicables a todas las clases de visados (no tener antecedentes penales, estar en situación de regularidad en España, tener medios económicos suficientes y un seguro médico y ser mayor de edad). El requisito particular consiste en invertir una cantidad mínima, en bienes muebles o inmuebles. En el caso de adquisición de bienes inmuebles, la inversión mínima debe de alcanzar los 500.000 euros libre de cargas.

El inmueble podría tener un valor en el mercado superior a la cifra de 500.000 euros, pudiendo tener cargas a partir del mínimo señalado en la Ley.

Visado de emprendedores:

El visado para emprendedores requiere de un informe favorable del Ministerio de Economía que acredite "que el proyecto tiene un especial interés económico", porque crea puestos de trabajo y/o porque contribuye a la innovación científica y tecnológica.

Hay tres tipos de visados más: para investigadores y profesores, para profesionales altamente cualificados (altos directivos de empresas, por ejemplo) y por traslado inter-empresarial (de una filial extranjera de una empresa española a la matriz).